Alta Costura otoño-invierno 2009-2010: Christian Lacroix, ¿su último desfile?

El diseñador hizo todo lo posible por conseguir una presentación digna de la ‘Haute Couture’ parisina

Incertidumbre, pero mucha esperanza. Ayer, Christian Lacroix se subía a la pasarela de Alta Costura bajo la sombra de la terrible situación económica que vive su firma, lo que, a la par, podría hacer que esta presentación fuera su adiós definitivo al mundo de la moda. De momento, Falic, empresa propietaria de la marca, la ha puesto a la venta y no encuentra comprador. A ello se une una drástica reducción de la plantilla y unas arcas monetarias nada copiosas.

><img alt=VER GALERÍA


Sin embargo, Lacroix quiso participar en la Alta Costura y, aunque su presencia fue una incertidumbre hasta hace muy pocos días, ha hecho lo posible para estar a la altura. Eso sí, se las ha ingeniado para que su presentación sea lo más rentable posible. De hecho, se comenta que Roger Vivier le ha prestado el calzado mostrado durante el pase, las telas para la confección de los vestidos se las regalaron y las modelos, sólo 12, no cobraron por subirse a la pasarela.

><img width=VER GALERÍA


El resultado final fue una colección muy representativa de su barroquismo y gusto por los bordados, brocados y aplicaciones de pedrería, pero que se torna sobria con una paleta cromática muy oscura. Como colofón, Vlada Roslyakova lució un impresionante vestido de novia inspirado en la iconografía religiosa. Junto a ella, Lacroix salió a recibir el caluroso y emotivo aplauso que le daban los 280 invitados que acudieron al Museo de las Artes Decorativa de París para ver este desfile, quizá, su último desfile.

Más sobre

Regístrate para comentar