Revolución en París: Crystal Renn ya no es modelo ‘de tallas grandes’

La 'top' estadounidense, una de las principales estrellas de los desfiles parisinos

De ser modelo de ‘tallas grandes’ a ser ‘modelo’. Una frase con un significado que va más allá de un mero juego de palabras. Pues así es la historia de Crystal Renn, sobre todo tras su paso por la Semana de la Moda de París primavera-verano 2011, donde ha desfilado, nada más y nada menos, que para Zac Posen, Chanel y Jean Paul Gaultier.

Crystal Renn, sobre la pasarela parisinaVER GALERÍA
Crystal Renn, estrella de los desfiles parisinos. La modelo estadounidense desfiló para Zac Posen, Jean Paul Gaultier y Chanel (PULSA EN LA IMAGEN PARA ACCEDER A LA GALERÍA FOTOGRÁFICA).

La que fuera considerada una de las modelos más famosas de las denominadas ‘tallas grandes’ sigue su escalada para romper con ese calificativo y codearse con el resto de compañeras de profesión sea cual sea su proporción física. Si bien es cierto que en los últimos años ha bajado un par de tallas, Crystal todavía viste una ‘10’, lo que dista de la ‘6’ u ‘8’ del resto de chicas que toman parte de los desfiles parisinos. ¿Estaremos asistiendo a una revolución dentro del mundo de la moda? ¿La heterogeneidad de físicos será una constante y dejará de ser una ‘novedad noticiable’?

Crystal Renn, en Nueva YorkVER GALERÍA
En Nueva York, Crystal Renn desfiló hace unas semanas para la firma Z Spoke by Zac Posen.

Crystal, de 23 años, lo está consiguiendo. Y, de hecho, también la pudimos ver en la Semana de la Moda de Nueva York, sobre la pasarela de Z Spoke by Zac Posen, y hace unos meses desfilando en St. Tropez con la colección ‘Crucero’ de Chanel.

Crystal Renn, para Jean Paul Gaultier primavera-verano 2006.VER GALERÍA
En la imagen, Crystal Renn desfila para Jean Paul Gaultier, con sus propuestas para primavera-verano 2006.

Eso sí, sobre la pasarela parisina, todos los diseñadores la vistieron con diseños en color negro. ¡Qué casualidad! No obstante, a pesar de esta coincidencia, todo es una mera anécdota, pues ha confesado no haber recibido ningún trato especial o diferente en estos trabajos. “He sido tratada como cualquier otra chica. No importaba mi talla. No importaba quién era. Había hecho antes desfiles como estos, pero como invitada especial (¿la recuerdas en el desfile de Jean Paul Gaultier primavera-verano 2006?), pero estar trabajando así es increíble”, ha confesado Crystal Renn a la web de la revista ‘People’. Además, añade el giro que, poco a poco, está dando la moda: “Cuando yo empecé, todas las chicas eran rubias, demacradas y con ‘looks’ tristes. Ahora, hay más diversidad étnica y no son tan delgadas como antes. Un cambio está ocurriendo en esta industria. Hay más tolerancia para ser diferentes. Estoy impresionada. No puedo esperar a la próxima temporada”. ¿Estará en lo cierto augurando estos nuevos tiempos? Sin duda, ella sí lo ha vivido en su propia persona.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más