Emma Roberts (& Co.) y el curioso caso del vestido amarillo