Enseñar el calcetín está de moda, según Brooklyn Beckham