Sí, este otoño hay vida más allá de la boina y Pilar Rubio tiene la prueba