El kimono, la prenda más exótica del entretiempo, por Jennette McCurdy