La historia de amor de Debby Ryan con el azul, un idilio de lo más estable