La camisa como nunca antes la habías visto, por Adolfo Domínguez