La 'Couture' internacional se rinde al satén para los vestidos de fiesta