Vestidos ibicencos: El triunfo de la naturalidad en las bodas de verano