Cannes 2018: cuando la alfombra roja se convierte en la gran pasarela de la moda