Meghan Markle, la gabardina de entretiempo y el look que funciona 24 horas