5 años después la Duquesa de Cambridge recupera su mejor look de Pascua

La esposa de Guillermo de Inglaterra vuelve a confiar en su abrigo imbatible de Alexander McQueen

Doble celebración en casa de la Familia Real británica. Este año, el 93 cumpleaños de la reina Isabel II ha coincidido con una importante cita religiosa: la Misa de Pascua en la Capilla de San Jorge. Un evento que ha reunido en el Castillo de Windsor a varios hijos y nietos de la soberana y donde la ausencia Meghan Markle ha sido una de las más sonadas. Sin embargo, pese a su falta, los expertos en moda han podido disfrutar, una vez más, del impecable estilo de la Duquesa de Cambridge; una mujer que, tras meses compartiendo protagonismo junto a la Duquesa de Sussex en los eventos familiares, ha brillado en solitario ante los fotógrafos agolpados a las puertas del templo. ¿Su elección? Un look en el que ha recuperado un abrigo que estrenó hace 5 años, durante un viaje a Australia

Duquesa de CambridgeVER GALERÍA

Aunque muchos esperaban que el bebé de Meghan Markle y el príncipe Harry estuviera presente en la Misa de Pascua (una fecha que coincide además este año con el 93 cumpleaños de la reina Isabel II), finalmente el nieto de la soberana ha acudido en solitario a la Capilla de San Jorge; un lugar en el que ha podido ver la mañana del 21 de abril a otros miembros de la Casa Real británica como Zara y Mike Tindall, el Príncipe Andrés, la princesa Beatrice o los Duques de Cambridge; una pareja que, una vez más, ha vuelto a demostrar su buen gusto y elegancia. Mientras que su esposo ha elegido un traje y corbata oscuros, la Duquesa ha optado por un estilismo contraste, gracias a un abrigo midi con cuello chimenea en un favorecedor tono baby blue. Un diseño de la firma Alexander McQueen que ha combinado con diferentes complementos grises: un pequeño tocado, de Jane Taylor London, unos stilettos de ante y una cartera de mano, ambos de Emmy London.

Duquesa de CambridgeVER GALERÍA

¿Resultado? Un look impoluto, perfecto para lucir en primavera, que seguro más de un australiano ha reconocido. Y es que, aunque muchos han sido los que han aplaudido el estilismo de la Duquesa, lo cierto es que no es la primera vez que lleva este elegante abrigo. Durante su viaje a Australia en 2014, la esposa del príncipe Guillermo ya mostró esta prenda con el mismo tocado (pero sin broche en la solpa), durante la Misa de Pascua a la que acudió en Sídney; un diseño que, por su corte clásico y color sobrio, resulta una apuesta atemporal, perfecta para usar año tras año. 

Más sobre