La Reina versiona el vestido cóctel con dos complementos inesperados

Para asistir a los Premios Jaime I de Valencia, doña Letizia actualiza un diseño en 'tweed' de Felipe Varela con los salones que no repetía desde hacía cinco meses

La reina Letizia ha viajado hasta Valencia para presidir los Premios Jaime I en la Lonja de los Mercaderes, de nuevo sin la compañía de su esposo Felipe VI. Al igual que ocurrió en los Premios Mariano de Cavia celebrados el pasado jueves, el Rey ha tenido que ausentarse debido a la situación política que atraviesa Cataluña. Esta vez, la aparición en solitario de doña Letizia ha estado marcada por una apuesta segura en su look: un Felipe Varela que, a pesar de parecer un traje de chaqueta, es un vestido que ha completado con un accesorio que no falta en sus últimas apariciones: el maxi-cinturón.

reina_letizia_2zVER GALERÍA

Se trata de un modelo confeccionado en tweed con hilo de plata y claro sello del diseñador madrileño. Tiene manga tres cuartos, largo por encima de la rodilla y bolsillos frontales. Además, lleva un favorecedor escote en  'v' con solapas y está abotonado en la parte delantera. Todo un clásico en las creaciones de Varela que la Reina actualiza gracias a dos trucos de estilo:

Marcar cintura, el gesto más femenino de la Reina
En moda todo vuelve y ahora le ha tocado el turno al cinturón ancho. Sí, vuelven los 80 y con ellos el gesto más femenino. Doña Letizia pasa este accesorio por su particular filtro y consigue actualizar un look de lo más clásico. Ya lo hizo la semana pasada en los Premios Mariano de Cavia, con un maxicinturón muy similar a éste pero en color burdeos y en los Premios Princesa de Asturias, potenciando sus silueta con un fajín de cristales incorporado al vestido.

reina_letizia_1zVER GALERÍA

No sin sus salones de Magrit
Si hablamos de prendas en color plata nos vienen a la mente los vestidos metálicos que encumbraron a Paco Rabanne o las propuestas de Lagerfeld para este otoño-invierno. Esta temporada, el plateado funciona porque se convierte en un color que se aleja de las reminiscencias ochenteras y se asume en su versión más sofisticada. La Reina apuesta por llevarlo en pequeñas dosis: en los salones de Magrit que llevó  hace cinco meses en la comunión de la infanta Sofía y en el cinturón, un detalle que ya utilizó en 2013 y 2014 casi como una premonición de lo que volvería a estar de moda unos años después. Completa su look con un bolso de mano de Felipe Prieto y unos sencillos pendientes de diamantes.

reina_letizia_4zVER GALERÍA

reina_letizia_3zVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar