El imperio Wolford (una marca que ha revolucionado el mundo de la lencería) tiene una de sus tiendas más representativas en Bregenz, Austria, la misma ciudad donde se encuentran la fábrica y las oficinas centrales de la firma. La boutique, basada en la funcionalidad absoluta de sus elementos, no responde a modas pasajeras, pero su estructura resulta enormemente vanguardista.

El local, de unos 600 metros cuadrados y de planta cúbica con dos pisos, consta de módulos móviles de exposición de las prendas y de venta, que agrupan cada colección. Pero además, la tienda Wolford cuenta con áreas de descanso para los clientes y de una zona de juego infantil, donde los padres podrán dejar a sus pequeños con total tranquilidad mientras realizan sus compras.

Junto a la tienda se encuentran el bar y el restaurante Wolford -con terraza al aire libre cuando el tiempo austriaco lo permite-, donde reponerse de un agitado día de compras, o donde poder decidir si finalmente adquiriremos tal o cual prenda. La carta ofrece cocina sana y ligera de todo el mundo.

Más sobre

Regístrate para comentar