Derroche de imaginación y lujo en el desfile de Galliano

El diseñador de Dior vuelve a llamar la atención con su estrafalario estilo

Una vez más, llegó y triunfó. El modisto afincado en Londres, aunque de raíces españolas, volvió a meterse al público en el bolsillo con su original estilo, cargado de eclecticismo y exquisitez.

Esta vez el escenario fue París, adonde llegó John Galliano, acompañado de sus espectaculares y altísimas modelos, dispuesto a deleitar a los presentes con su ready-to-wear para la temporada Otoño-Invierno 2001/2002.

Transparencias, encajes, shorts, mini tops y corpiños..., toda una gama de prendas cargadas de sensualidad, destinadas a una mujer joven y desenfadada, con un toque hippie e incluso punk.
Los tejidos veraniegos utilizados en pantalones, camisetas y faldas, donde el estampado predominante fue el colorido exagerado y el leopardo, se ven cubiertos de grandes abrigos dispuestos a dar calor a esta mujer provocadora del invierno 2002.
La piel combinada con seda, plástico e incluso adornos metálicos, es la apuesta del genial diseñador británico para los meses más fríos del año.

Un 35% más de ventas
Desde que John Galliano se convirtiera en el director creativo de Christian Dior, hace ahora cinco años, la firma francesa ha experimentado un espectacular incremento de ventas.
El ingenio y originalidad de este modisto de 41 años, que cursó estudios en la prestigiosa Saint Martin´s School y fue durante dos años diseñador exclusivo de Givenchy, no sólo ha logrado revitalizar la casa Dior, sino que ha aumentado sus ventas en un 35% en el último año.

Para despedir su desfile, el genial creador se paseó por la pasarela parisina ataviado con pantalón y capucha verde, a modo de marcianito o guerrero galáctico y en sintonía con los diseños que habían lucido sus modelos, concluyendo así una presentación donde el lujo y la originalidad fueron protagonistas.

Más sobre

Regístrate para comentar