Condenada a 26 años de cárcel la ex mujer de Maurizio Gucci

El tribunal supremo de Italia ha condenado a Patrizia Reggiani a 26 años de prisión por la muerte de su ex marido, Maurizio Gucci, heredero de la prestigiosa firma de moda y accesorios Gucci, que fue asesinado el 27 de marzo de 1995 a las puertas de su oficina en Milán.

Patrizia, que desde el principio se declaró inocente, fue condenada en noviembre de 1998 a 29 años de cárcel por un tribunal de primera instancia a la espera de que prosperara su recurso de apelación.
Pero de nada ha servido porque, tras varios años de investigación, todas las pruebas apuntan a que fue ella quien planeó y ordenó la muerte de su ex marido en colaboración con varios cómplices, a los que llegó a pagar 40 millones de pesetas para que llevaran a cabo el asesinato.
Entre las personas implicadas se encuentra su amiga íntima Giuseppina Auriemma, muy conocida entre la jet set milanesa por sus supuestos poderes paranormales, y a la que acudía con frecuencia el propio Mauricio Gucci.

El fallo definitivo del tribunal supremo italiano ha puesto fin a uno de los múltiples culebrones en los que se ha visto implicada la poderosa familia Gucci, siempre inmersa en luchas de poder para hacerse con el control del grupo.
Sin embargo, en esta ocasión, la protagonista de esta truculenta historia ha sido Patrizia, que nunca aceptó que su marido se divorciara de ella en 1984, tras 12 años de matrimonio, para irse a vivir con su amante. Sus ansias de venganza y el temor de que sus hijas, Alesandra y Allegra, salieran perjudicadas en el testamento de su poderoso marido, parecen haber sido las razones que la impulsaron a matar a su marido.

Más sobre

Regístrate para comentar