Nace en Orense y se marcha a vivir a París siendo muy joven; y es en esta ciudad donde se despierta su interés por el mundo de la moda. Con la inquietud y la constancia que la siguen caracterizando, aprende bien el oficio, y cuando madura sus conocimientos, se instala en La Coruña y monta una pequeña tienda de ropa.

El éxito exige que empiece la fabricación de prendas no sólo para abastecer su tienda sino también para atender peticiones externas. Para el año 1979 su actividad es febril y, consciente de la importancia de ofrecer el mejor producto, Kina Fernández, junto a su equipo, diseña un proceso industrial en el que las innovaciones y la adaptación a las nuevas tecnologías se han convertido en la máxima de la empresa.

Sus retos se orientan hacia dos caminos. El primero es seguir incrementando su red de tiendas propias y franquicias, y el segundo es ampliar su distribución en nuevos mercados internacionales.

Más sobre

Regístrate para comentar