El diseñador Miguel Adrover presenta una colección inspirada en los pastores egipcios

El mallorquín deja perpleja a la crítica especializada

Ha pasado de ser un desconocido a ser considerado el más vanguardista y valorado de los diseñadores afincados en Estados Unidos; de malvivir de trabajos temporales a fichar con un contrato millonario con el poderoso grupo textil Pegasus. Se trata de Miguel Adrover, un joven mallorquín que dejó su tierra hace años rumbo a Nueva York, donde intentó abrirse camino desde abajo.

Tras muchos años de lucha, hace dos que varios críticos de moda empezaron a interesarse por sus creaciones, su nombre comenzó a ser conocido... Y el estrellato ha sido fulgurante, hasta el punto de haberse convertido en un diseñador de culto.

'Chic para las ovejas'
Su último desfile, con el que ha presentado la colección otoño-invierno 2001-2002, ha levantado tanta expectación que más de uno se quedó en la calle sin poder entrar para ver la última genialidad del mallorquín. Hasta su descubridora, Anna Wintour, directora de la revista Vogue americana, tuvo que renunciar a asistir al desfile cuando vio el centenar de personas que se agolpaban en la calle luchando, invitación en mano, por entrar en el local donde iba a tener lugar la presentación.

Los que lo consiguieron presenciaron un desfile arriesgado, ambientado en una jaima, con olor a incienso y con diseños enteramente inspirados en la indumentaria de los pastores egipcios, que conmocionaron al público asistente. Tanto, que alguno de los artículos de los periodistas especializados que cubrían la Semana de la Moda de Nueva York se titulaba: "Chic para las ovejas". Las fotografías hablan por sí solas.

Más sobre

Regístrate para comentar