Josep Font vuelve a triunfar con una colección de aire romántico

Verónica Blume, protagonista del desfile

El catalán, que tras dos temporadas presentando en Cibeles ha vuelto a Barcelona, es, por derecho propio, el diseñador del momento. Y es que resulta difícil resistirse a su embrujo y a la atmósfera evocadora de cada uno de sus desfiles. Su estilo, intemporal, bebe de la historia, aunque resulta tremendamente moderno. En esta colección para el próximo otoño-invierno, los estampados florales y bordados de pedrería dan vida y dramatismo a hechuras rescatadas del imperio napoleónico y de la época victoriana.

La dulce Verónica
Abundaron las mangas farol ajustadas en el antebrazo, los chalecos abotonados y las faldas acampanadas, con mucho vuelo. Los tejidos también llamaron mucho la atención, pues el desfile fue un auténtico muestrario de seda, lana, gasa, pana, tweed...
Verónica Blume -la modelo fetiche de Font- abrió la pasarela con una chaqueta en tweed entallada y con pedrería en la solapa y una falda por la rodilla. La joven también cerró el desfile vestida de novia, y fue entonces cuando el público, entregado, rompió en una gran ovación.

Líneas rectas
Otra de las protagonistas de la jornada fue Emmanuelle Seigner, la esposa del director de cine Roman Polansky, que desfiló en la esperada presentación de Armand Basi, etiqueta de cabecera de muchos actores de Hollywood, como Tom Cruise. La marca, diseñada por Juste de Nin, presentó faldas a la rodilla y pantalones rectos, camisas y suéteres de punto, y abundancia de napa dorada.

El alicantino Hannibal Laguna también presentó en Gaudí una de sus mejores colecciones, con unas líneas más coherentes que en otras ocasiones. Destacó el estilo chic en colores rojo, crudo y negro.

Más sobre

Regístrate para comentar