Sorpresas y variedad en la primera jornada del Salón Gaudí

David Valls abandona el minimalismo y convierte sus tradicionales princesas en agresivas Lolitas

El diseñador catalán David Valls inauguró los desfiles en la Ciudad Condal para el próximo otoño-invierno con un cambio radical en su manera de entender la moda. Hasta ahora sus colecciones se caracterizaban por un estilo lánguido y minimalista, digno de princesas de cuento, pero parece que el catalán ha decidido dar un giro de 180 grados vistiendo a las modelos de agresivas Lolitas neopunkies, recién salidas del Londres más moderno.
Minifaldas escocesas, medias de malla, chalecos tops de lencería... A buen seguro las más jóvenes se dejarán tentar por esta radical propuesta. Los asistentes, por su parte, mostraron su sorpresa ante una evolución que demuestra que la capacidad de riesgo de Valls es grande y loable.

Sensual y cómoda
La colección de TCN, diseñada por Totón Comella, destacó por su inocente sensualidad. La catalana, que comenzara su andadura dedicada a la ropa de baño y a la lencería, apuesta desde hace algunas temporadas por la ropa de estar en casa y de exterior esencialmente cómoda y agradable.
Colores como malva, azul, naranja y marrón, y tejidos como lana, mohair, seda, tul y gasa han sido los protagonistas de esta colección de Totón Comella, en la que se ha recuperado también la pana. La diseñadora convenció al público, quien aplaudió a rabiar su creatividad y su cuidada puesta en escena, que recordaba a un jardín. Y es que las modelos calzaban botas de agua y zuecos de color verde, y portaban regaderas, cubos, cestos o herramientas de jardinería.

Otros desfiles
Pedro Morago también presentó sus colecciones -femenina y masculina- en la jornada inaugural de el Salón Gaudí con dos tendencias: orientalismo y París años cincuenta. Otros desfiles fueron los de la colección masculina de Konrad Mühr, atrevida y futurista, para el hombre del mañana; y la de Núria Mora, elegante, formal y romántica.

Más sobre

Regístrate para comentar