La trayectoria vital de Christy Turlington es una de las más coherentes del universo de las top models. Tras más de diez años ocupando la primera línea de la moda, siendo estrella de desfiles y ocupando portadas de las revistas más importantes del mundo, Christy decidió refugiarse en una vida más tranquila en su ciudad, Nueva York.

Ahora, con 32 años, sigue trabajando en publicidad (es uno de los rostros favoritos de Calvin Klein y de Marc Jacobs, así como imagen de la firma de cosméticos Maybelline), pero hace tiempo que no pisa una pasarela. Y es que en su cabeza hay otros intereses. En los últimos tiempos se inscribió en la Universidad de Nueva York, donde ha obtenido la licenciatura en Filosofía y Literatura Oriental, y ha creado su propia línea de belleza, fundada en los principios que emanan del yoga y de una vida más espiritual.

Contra el tabaco
Preocupada por la salud, la joven también se halla embarcada en una ferviente cruzada contra el tabaco desde que su padre falleciera, en 1997, de cáncer pulmonar.
Fue a raíz de aquella muerte cuando la modelo se puso manos a la obra para luchar contra este hábito, colaborando en multitud de campañas televisivas en Estados Unidos y en el Reino Unido.

Enfermedad
Paradojas del destino, la modelo, tan concienciada contra el tabaco, ha anunciado recientemente que padece un enfisema pulmonar, aunque no reviste gravedad. La top quiso contar a la opinión pública su enfermedad con la esperanza de que los adolescentes fumadores se dieran cuenta de los peligros que encierra fumar, algo que ella hizo entre los 16 y los 27 años, cuando consumía un paquete de cigarrillos al día.
"Lo que más me asusta es que el efecto negativo del tabaco aún está dentro de mí, a pesar de que dejé de fumar hace años", declaró entonces. Turlington ha comentado en numerosas ocasiones que el consumo de tabaco está muy extendido entre las modelos, que apenas comen y abusan de los cigarrillos para mantener la línea.

A pesar de esta enfermedad, que la modelo está superando con facilidad, la vida y en concreto el amor le sonríen. Su próxima boda con el brillante actor, director y productor de cine Ed Burns -tras haber roto con el actor Jason Patrick- parece un buen colofón para una existencia modélica.

Más sobre

Regístrate para comentar