Tom Ford pone el broche de oro a la pasarela masculina de París con sus diseños para Saint-Laurent

Gaultier volvió a presentar su colección de hombre en la capital gala

Tras las intensas jornadas de los desfiles de Alta Costura, en que París se convirtió en la capital del diseño y el buen gusto, no llegó el descanso -ni mucho menos- a las pasarelas, ya que febrero y marzo son los meses calientes del calendario de invierno de moda. Tras esta cita llegarán las presentaciones en Gaudí (Barcelona), Nueva York, Cibeles (Madrid), Milán, Londres...

Nada más clausurarse los desfiles femeninos en la ciudad del Sena, se alzó el telón de la pasarela masculina, en la que durante cuatro días se ha presentado la moda que llevarán los hombres el próximo otoño-invierno.

Los más esperados
Marcas como Dior, Hermès, Paul Smith o Yves Saint Laurent han mostrado lo mejor de lo mejor para el hombre del 2001-2002.

Gaultier, que en las últimas temporadas había desfilado en Milán, decidió sumarse a la cita en París, y para celebrar su reencuentro con Francia tiró la casa por la ventana con una colección un tanto excéntrica, para hombres que no tengan reparo en vestirse con satén, pieles y docenas de accesorios.

Uno de los desfiles más esperados era el de Saint-Laurent, ya que se trataba de la puesta de largo de Tom Ford como diseñador del prêt-à-porter masculino de la marca francesa tras su compra por parte del grupo Gucci, del que es director creativo. Y el tejano Ford, como ocurriera en octubre, en la presentación del prêt-à-porter femenino, no decepcionó. Su desfile, que al concluir levantó una unánime ovación, estuvo dominado por los colores blanco y negro y por sensuales trajes pantalón que recordaban a las colecciones más sexys del Saint-Laurent de los años 60.

Sin embargo, el fundador de la casa, el legendario Yves Saint-Laurent, ni siquiera se dignó a presenciar el desfile. Sí acudió, en cambio, a la presentación de Dior, diseñada por Hedi Slimane, antiguo diseñador de la línea masculina de Saint-Laurent, antes del desembarco del grupo Gucci. Esta fuga de cerebros de una casa a otra da muestras de la dura competencia que mantienen Gucci y el grupo LVMH, entidad dueña de Dior, en los últimos tiempos.

Más sobre

Regístrate para comentar