Numerosos rostros conocidos se dan cita en los desfiles de París

Jean-Paul Gaultier y Versace proponen una mujer muy femenina

El espectáculo más elegante y glamouroso del mundo, la pasarela de Alta Costura, en París, ha comenzado rodeado de la expectación habitual. Y es que estos días los grandes de la moda presentan las colecciones para el primer verano del milenio, y con ellas llega a la Ciudad de la Luz la quintaesencia del lujo y del buen gusto. Los primeros en desfilar fueron el siempre osado Jean-Paul Gaultier, Versace, Torrente, y algunas nuevas promesas, como Dominique Sirop, a la que siguió en la segunda jornada el maestro Valentino.

Carrusel de famosos
Pero, no sólo se trata de una de las citas más importantes del calendario anual de moda, la pasarela de París es también todo un acontecimiento social, al que acuden numerosos rostros famosos para contemplar las creaciones y, al tiempo, para lucir palmito ante los cientos de fotógrafos y cámaras de televisión.

Tener una silla reservada para poder presenciar en primera línea el desfile de uno de estos maestros de la moda es un privilegio del que muy pocos pueden presumir: las plazas son limitadas, y entre clientas habituales (la mayoría no son conocidas, pero todos los años se gastan fortunas en una o varias marcas), periodistas acreditados, otros especialistas en moda y famosos, el número de invitados se dispara. Si, además, el asiento reservado es en primera fila, el estatus de quien lo ocupa es sin duda muy importante.
En las primeras jornadas brillaron con luz propia las siempre elegantes Catherine Deneuve y su hija, Chiara Mastroianni, que presenciaron en un lugar de honor el desfile de Gaultier. El francés, original y audaz como pocos diseñadores, propuso una mujer ultra femenina, vestida con los atrevidos corsés que se han convertido en uno de los sellos más reconocibles de su marca. De cada diseño se desprendía el aroma a lencería de lujo que tanto gusta a Gaultier.

Los Versace al completo
El desfile de Donnatella Versace ganó por goleada en lo que se refiere a rostros conocidos. En primera línea, devotos y aplaudiendo entusiasmados cada diseño, se hallaban la actriz Salma Hayek, espectacular con un traje dorado de la casa; Pamela Anderson, también vestida de la marca de los pies a la cabeza; y Jemima Kahn, esposa de Imram Kahn, entre otros. También se dejaron ver el director de cine Robert Altman, y la familia de Santo Versace, hermano de Donnatella y responsable de las finanzas de la marca italiana.

Versace presentó una colección llena de curvas vertiginosas en un desfile llamado por ella misma "arte nuevo punk". La diseñadora se ha inspirado en el movimiento punk de los años ochenta y en los cuadros del pintor Toulouse-Lautrec para diseñar una colección en la que también abundaron los corsés, así como los vestidos largos de talle bajo.

Más sobre

Regístrate para comentar