Las severas escafandras y los lineales trajes futuristas que proponía la película 2001 Odisea del espacio como look dominante del tercer milenio no han tenido, de momento, chance alguna. Y es que el 2001 apunta maneras barrocas, y llega tal y como se despidió el 2000; ecléctico y nada minimalista.

Para conseguir una imagen sofisticada y extravagante, como proponen diseñadores y estilistas de la talla de Jean-Paul Gaultier, Christian Lacroix o John Galliano, hay que mezclar prendas, y sobre todo, completar el look con ricos accesorios.

Las boas de plumas, los corsés, los ricos encajes, el raso bordado, los estampados de leopardo y florares, y las pailletes resultan imprescindibles esta temporada, pero no hay que olvidar que, además, hay que adornar cuellos, muñecas y manos con rica bisutería y joyas, sin olvidar las de tintes étnicos.

Los adornos florales también mandan con fuerza esta temporada. Se llevan las flores de tela, cuero, plástico, etc, adornando el cuello, el escote, las solapas o la cintura, prendidas como broche o remantando faldas y chales.

Más sobre

Regístrate para comentar