PIERRE CARDIN PONE A LA VENTA LA MITAD DE SU IMPERIO

El mítico diseñador quiere modernizar sus empresas, entre las que se encuentra el restaurante Maxim’s

Es uno de los padres de la moda moderna, de fértil imaginación y gran visión de futuro. Ahora, cuando se cumplen 50 años de su debú como diseñador, Cardin anuncia que quiere vender la mitad de su imperio al mejor postor. Busca a alguien que saque máximo provecho de un imperio que, si bien da buenos beneficios a su dueño, necesita un empujón y una renovación de muchos de sus departamentos, principalmente los que se refieren a estrategias empresariales.

Lujo
De acuerdo con una información publicada en la prensa británica, el grupo francés LVMH (propietario de las joyas de la corona del mundo del lujo, como Givenchy, Dior, Loewe, Louis Vuitton, etcétera) se perfila como una de los posibles compradores. Con esta adquisición, LVMH, comandado por Bernard Arnault, afianzaría aún más su posición dominante frente a grupos como Prada y Gucci, siempre dispuestos a atacarle con maniobras desestabilizantes.

Adelantado a su tiempo
Cardin, de 78 años de edad, ficha en su oficina de París cada mañana, y desde ella controla sus negocios. Aunque su nombre se asocia principalmente a la moda -entre sus incontables méritos se encuentra la introducción de las revolucionarias ropas unisex, o la invención del prêt-à-porter, el francés es propietario de la cadena de restaurantes de lujo Maxim’s, de varios teatros, revistas y hoteles, todo un imperio que se extiende a más de 100 países. Y es que Cardin siempre ha sido un visionario que ha vivido y ha actuado por delante de su tiempo. Una de sus más comentadas osadías fue hacer negocios con la antigua Unión Soviética en plena Guerra Fría, o abrir el primer restaurante occidental en China, uno de los lujosos Maxim’s.

Más sobre

Regístrate para comentar