LA REINA ISABEL NOMBRA CABALLERO AL DISEÑADOR PAUL SMITH

Engrosa así la lista de ilustres, como Winston Churchill, Elton John o Michael Caine

El modisto británico Paul Smith está viviendo uno de los momentos más dulces de su exitosa carrera. Además de conmemorar su trigésimo aniversario en el mundo de la moda, el broche de oro a las celebraciones lo ha puesto su reciente nombramiento como Caballero de la reina Isabel de Inglaterra. Smith se suma así a la larga lista de personalidades de diversos ámbitos que reciben el título de Sir, aunque el diseñador insistió el día de la ceremonia en que quiere seguir siendo conocido "simplemente como Paul". Antes ya habían recibido el prestigioso título Sean Connery, Michael Caine, Elton John o Winston Churchill, entre muchos otros personajes de la vida política, cultural y social del Reino Unido.

También se casó
La casualidad hizo que el día de los fastos en Buckingham Palace coincidiera con el de su boda con Pauline, la diseñadora con la que lleva viviendo desde hace 33 años. "Hace unos seis meses, Pauline pensó que sería bonito casarnos y decidimos elegir la fecha. Entonces supimos que el acto era precisamente ese día, pero fue fantástico", según declaró a la prensa británica.

Como no podía ser de otra manera, el flamante Caballero lució uno de sus diseños para un acontecimiento tan especial. Smith es el primer modista, desde 1977, que recibe esta distinción, cuando se nombró Sir al diseñador Hardy Amies. Smith ya había sido condecorado como Comandante del Imperio Británico en 1994, distinción que recibió de manos de la Reina de Inglaterra, por lo que no estaba nervioso ante el encuentro con la Soberana.

Estilo personal
Este diseñador innovador e independiente, que ha entusiasmado a David Bowie y a Johnny Depp, se ha convertido en todo un mito en la moda de Gran Bretaña. Con sólo seiscientas libras no dudó en abrir su primera boutique en Nottingham, su ciudad natal, en 1970. Ya en los comienzos, algunas de sus prendas, como los pantalones acampanados y con pata de elefante, causaron auténtico furor. Bajo el lema "Be yourself" (Sé tú mismo), presentó en 1976 su primera colección, en la habitación de un hotel parisino. La clave de su éxito se basa en un estilo elegante, cómodo y ecléctico y en un cuidado gusto por el detalle. Su imperio factura hoy en día 177 millones de libras al año (unos 50.000 millones de pesetas).

Su última creación, unos perfumes para hombre y mujer, llegó a España el pasado verano. Dos aromas con un denominador común, el éxito. Y es que Paul Smith sí que es profeta en su tierra.

Más sobre

Regístrate para comentar