La fiesta fue espectacular, como no podía ser menos en un acto en el que estaban citados todo Hollywood y las mejores modelos de la historia. Y es que el mítico modisto italiano, el preferido de las estrellas y de algunas de las mujeres más elegantes del mundo, tiene motivos para celebrar, ya que en este año cumple cuatro décadas en primera línea en el mundo de la moda.

Adictos al diseñador
Con esta selecta fiesta en Los Ángeles, el modisto ha querido mostrar su gratitud hacia aquellos que, según asegura, le han permitido estar siempre en lo más alto de su profesión; pero las tornas cambiaron y la recepción de Valentino pronto se convirtió en todo un homenaje de la meca del cine al diseñador. Allí estaban, presidiendo el acto, el actor Tom Hanks y el director Steven Spielberg acompañados por sus esposas, las actrices Rita Wilson y Kate Capshaw. Pronto se les sumaron Liz Taylor, verdadera valentinoadicta, Goldie Hawn, Cindy Crawford, Mick Jagger, Elizabeth Hurley, Elle Macpherson, Sofia Coppola, Claudia Schiffer, Brooke Shields, Angelica Huston, Milla Jovovich, Marisa Berenson y un largo y glamouroso etcétera.

El rojo Valentino
"Las estrellas siempre han tenido una gran importancia en mi carrera, ya que han conseguido que llegara más lejos", dijo un sonriente Valentino. En la misma velada se presentó El Libro rojo, una memoria de la historia de esta firma, y que ha nombrado con el nombre de su color preferido. "El rojo es el color de Valentino", dijo el modisto, que ha visto reproducidos en el libro sus 40 mejores vestidos de este color.

Naomi Campbell desfiló
Al baile de estrellas y rostros conocidos le siguió el plato fuerte de la noche; un espectacular desfile en el que la Venus negra, Naomi Campbell, brilló con luz propia junto a otras grandes modelos. Fueron 82 diseños mostrados a ritmo de vértigo, en 12 minutos para la historia, que demostraron por qué Valentino está en el Olimpo del diseño.

La gala también tenía un trasfondo benéfico, puesto que los ingresos obtenidos de la subasta de fotografías de modelos de Valentino irán destinados a la fundación Cadena de Acción Infantil, a la que el modisto ha aportado una importante cantidad de dinero.

Valentino estuvo más que discreto en todas sus declaraciones. Al ser preguntado sobre a qué primera dama le gustaría vestir para el baile inaugural en la Casa Blanca, el diseñador eludió el compromiso: "Tanto la señora Gore como la señora Bush, como primeras damas, deberán vestir un traje diseñado por un americano".

Más sobre

Regístrate para comentar