ROBERTO VERINO VÍCTIMA DEL ESPIONAJE INDUSTRIAL

El diseñador sufrió un robo de patrones en su fábrica

El ladrón sabía muy bien lo que buscaba: disquetes en los que Verino tiene guardados los patrones de la colección primavera-verano 2001 y de varias de sus anteriores colecciones. Por suerte, el diseñador conserva copia de todo el material hurtado, pero esto no le consuela, puesto que se considera víctima de lo que los expertos denominan espionaje industrial.
"Roberto está muy disgustado", dice Linda Heras, la responsable de relaciones públicas de la casa. Al parecer, según cuenta Heras, el robo se produjo hace unos días en su fábrica de Verín, en Orense, pero nadie de la fábrica se dio cuenta hasta que alguien echó en falta la llave que cierra la caja donde se guardaba el material robado. Cuando pudieron conseguir una copia y abrirla, vieron que faltaban los disquetes.

En manos de la policía

La empresa de Roberto Verino ha dejado el asunto en manos de la policía de Verín y prosigue con su trabajo diario para sacar adelante las próximas colecciones, el diseñador tardará en olvidar el suceso. "Es la primera vez en los casi 20 años que llevamos trabajando que nos pasa algo así", continua Linda Heras. Precisamente, Roberto Verino tiene previsto en breve trasladar todas sus oficinas y talleres al parque tecnológico de Orense, y dejar en Verín, donde ahora trabajan 200 personas, sólo la fábrica. El modista gallego lleva trabajando en el mundo de la moda desde 1982. Su prestigio ha ido subiendo progresivamente, aunque el verdadero boom Verino ha tenido lugar en los últimos 10 años. Actualmente hay 54 tiendas Roberto Verino repartidas por toda España.

Más sobre

Regístrate para comentar