LA TOP MODEL GISELLE PODRÍA SER DEMANDADA POR SU ANTIGUO JEFE

John Casablancas le ha declarado la guerra por abandonar la agencia Elite

La brasileña de oro, auténtica reina de las pasarelas y más que posible prometida de Leonardo DiCaprio, tiene un auténtico enemigo en su antiguo jefe, John Casablancas. El polémico ejecutivo de la agencia de modelos Elite no ha podido olvidar que Giselle abandonara su empresa cuando su carrera empezaba a despegar, para irse a trabajar con la competencia, IGM. Desde aquel momento, Casablancas no ha perdido ocasión para insultar en público a la top. "Es la mayor egoísta que he conocido en mi vida, sólo quiere acumular dinero y más dinero, es una mala persona", llegó a decir, en lo que muchos calificaron de auténtica pataleta por no haber sabido conservar a una mina de oro como la brasileña al exigirle demasiadas comisiones por su trabajo.

Tras unos meses de polémica, Casablancas ha decidido dar un paso más, ya que prepara una demanda contra Gisele por romper su contrato con Elite (con la esperanza de ganar por daños y perjuicios unos 15 millones de dólares). Pero todo no queda ahí; esta semana el ejecutivo ha intervenido en un canal televisivo norteamericano en el que asegura haber visto a la modelo borracha y a punto de desmayarse en una discoteca de moda.

Rodeado de polémica
Casi cada movimiento de John Casablancas ha ido acompañado por el escándalo. Vividor y extrovertido, su vida siempre se ha distinguido por el exceso. Él es el creador del concepto Top Model y puede presumir de haber descubierto y encumbrado a talentos de la pasarela como Stefanie Seymour o Christy Turlington. Sin embargo, hace dos años fue acusado en un famoso documental de la BBC de pervertir a las modelos e incluso de incitarlas a la prostitución. Entonces, Casablancas dimitió de su puesto al frente de Elite, adonde ha regresado a principios de este año.

Más sobre

Regístrate para comentar