Comprar lencería es una actividad que a todas las mujeres nos gusta, sin embargo la mayoría de las veces nos dejamos llevar más por cómo se ven las prendas que nos gustan, que por cómo nos quedan y si cumplen bien o no su función. El ejemplo perfecto de esto son los brassieres, pues habiendo diseño tan coquetos, es difícil resistirse, aunque al final terminamos por abandonarlos en el cajón simplemente porque no se ajustan al cuerpo como esperábamos. Por eso te compartimos algunos tips que nos dieron los expertos en fitting de Victoria's Secret para elijas el bra adecuado y le saques provecho a tu cuerpo.

Identifica tu problema actual

¿El tirante de tu bra se cae y tienes que subirlo a cada rato? Esta es la señal más común de que no estás usando el indicado, pues más allá del diseño, indica que el ajuste no corresponde a tu cuerpo. Si también la banda se mueve de su lugar y deja marcas en tu piel, es una clara prueba de que fallaste al elegir un brassiere. Y si además el puente (el espacio entre las copas) no se pega al pecho y por lo contrario queda flotando, no hay duda de que esa prenda es incorrecta. Un sostén debe ser cómodo en todo momento y ajustarse a nuestro cuerpo.

Conoce y acepta tu cuerpo

Todas las figuras femeninas son diferentes y por tanto los bras funcionan de forma distinta en cada cuerpo. El pecho debe estar entre el hombro y la parte donde empieza el codo, para que la silueta se vea balanceada y proporcional.

No todo son las copas

Cuando compramos un brassiere, lo primero en que nos fijamos es en el tamaño de las copas y la longitud de la espalda, y ya con ello damos por hecho que es el adecuado. Sin embargo hay otro factor muy importante que casi siempre obviamos y es la separación del pecho. Es muy importante conocer el propio cuerpo y fijarse en el puente entre las copas, pues ciertos bras están diseñados exclusivamente con divisiones muy anchas o muy estrechas.

¿Menos o más?

Una mujer que quiere destacar su busto no usa el mismo bra que una que lo quiere disimular, al menos no debiera ser así. Para reducir el tamaño del pecho, se debe elegir un bra con una copa completa, pues éste extiende el pecho dejando una apariencia más discreta. Y si por el contrario se busca acentuar este atributo, la mejor opción es brassiere con copas semicompletas, con un escote profundo e incluso con relleno.

Uno para cada ocasión

Tomando en cuenta lo anterior, ya te puedes dar rienda suelta en la tienda de lencería. Es recomendable tener bras de diferentes estilos, de modo que se adapten para cada ocasión. Nadie usaría el mismo brassiere que se pone bajo un atuendo cómodo de oficina para un look glamuroso con un vestido escotado. Actualmente existen un sinfín de diseños, telas y estilos que permiten destacar este atributo femenino y estar cómodo al mismo tiempo.

Más sobre