Bella Thorne y Chiara Ferragni, dos mujeres y un vestido

Sólo existen dos requisitos para convertirte en la invitada perfecta: un vestido asimétrico y mucho tul, palabra de 'fashionista'

¿Cuántas de vosotras no habéis soñado desde niñas con tener un tutú? Al menos, una falda de tul voluminosa y etérea inspirada en el universo híper-estético del ballet, con la que sentirte prima ballerina por un día. Pues bien, coge ese recuerdo de infancia, conviértelo en vestido y obtendrás el nuevo mandamiento de estilo de las influencers: amarás el tul sobre todas las cosas. Al menos así nos lo han hecho saber dos mujeres con estéticas diametralmente opuestas que han coincidido a la hora de enfundarse un vestido voluminoso, etéreo ¡y prácticamente igual! Bella Thorne y Chiara Ferragni se han hecho con dos diseños de estilo cupcake caracterizados por lucir corte princesa con maxi-faldas de volúmenes controlados realizadas en tul sedoso y configuradas como una cascada de volantes. Además, ambos vestidos de fiesta —por no decir de gran gala, más bien— presentaban escote palabra de honor y corte asimétrico, presumiendo de piernas con un escueto largo mini en la parte frontal y toda una cola de tul en la trasera.

Ecléctica donde las haya, lo cierto es que no nos sorprende ver a la italiana enfundada en un diseño de estas características. En su caso, se trataba de un modelo mullet en color rosa perteneciente a la colección Otoño-Invierno 2017/2018 de Giambattista Valli. Sin embargo, sí que nos resulta mucho más curiosa la elección de Bella Thorne para asistir a los Daily Front Row’s Fashion Media Awards. En los últimos tiempos, la actriz conocida por interpretar a CeCe Jones en la serie de Disney Channel Shake It Up, abandonaba por completo su glamurosa época fashionista, para dar un giro radical a su imagen. Actualmente, ha hecho de la rebeldía su estandarte y se decanta por un estilo que va desde los ecos punk, pasando por el grunge más fidedigno. Adepta a la estética propia de los años 90’s, Bella dejaba a todos boquiabiertos enfundada en este Pamella Roland de color lavanda con minifalda en la parte delantera y una pequeña cola en la trasera, muy similar al de la italiana.

Además, ambas optaron por sendos stilettos a la hora de completar su look. Chiara Ferragni lo haría con un modelo en nude de tacón altísimo, mientras Bella apostaría por el blanco en forma de salones provistos de pulsera. Por último, un moño undone —o ligeramente y estudiadamente deshecho— completaba una apuesta que perfectamente podría inspirar tu próximo look de invitada, eso sí, preferiblemente sin cola, a no ser que quieras llegar a tener un conflicto con la propia novia. ¿Te atreverías con un vestido cupcake como los suyos? ¿No te parecen dos modelos de auténtico ensueño?

 

Más sobre

Regístrate para comentar