Los Reyes jordanos miran absortos a su hijo recién nacido, el príncipe Hachem.
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Al igual que sus hermanos Hussein, de diez años, Imán, de ocho, y Salma, de cuatro, el príncipe HAchem, cuarto hijo de los Reyes jordanos, ha recibido el título de Príncipe nada más nacer.



31 ENERO 2005
La reina Rania de Jordania, esposa del rey Abdallah, dio a luz ayer por la tarde en Amán a su cuarto hijo, según anunció la Casa Real jordana en un comunicado oficial. El pequeño, que al igual que sus hermanos Hussein, de diez años, Imán, de ocho, y Salma, de cuatro, ha recibido el título de Príncipe nada más nacer, se llamará Hachem, como el abuelo del profeta Mahoma, fundador de la dinastía hachemí.

Paternidad y cumpleaños feliz
El nacimiento transcurrió con toda normalidad y tanto la madre como el pequeño se encuentran en perfecto estado de salud. Pero la llegada al mundo del príncipe Hachem no fue el único acontecimiento que se vivió ayer con alegría en el reino jordano. La buen nueva coincidía, asimismo, con el 43º cumpleaños del rey Abdallah, proclamado Rey del trono hachemí después de la muerte de su padre, el rey Hussein, en febrero de 1999.

Los Reyes jordanos han sugerido a sus conciudadanos en el comunicado que hagan llegar sus donativos a organizaciones caritativas, como a la campaña Un futuro seguro para los huérfanos, lanzada por la reina Rania, en lugar de enviar flores o publicar mensajes de enhorabuena en los diarios del país para felicitarles por el nacimiento. Asimismo, haciendo hincapié en su labor solidaria para mejorar las condiciones de vida de los jordanos, el monarca hachemita ha ordenado distribuir regalos entre las familias necesitadas de su país para festejar el acontecimiento.

“Nadie llama a mis hijos altezas reales”
La reina Rania, que contrajo matrimonio en Ammán, en junio de 1993, además de ejercer como soberana junto a su marido, defiende con ahínco su vida familiar y dedica a los suyos cada una de sus horas libres. Los fines de semana que pasan en Ammán, la Reina cuida personalmente de su jardín y cocina las galletas preferidas de sus pequeños príncipes. Cookies de chocolate que elabora en base a una receta familiar. También, aprovecha para leerles cuentos, recitarles los versos del Corán y hacer deporte juntos.

“Mis hijos ( Salma, Hussein e Imán) están por encima de todo. Quiero que lleven una vida lo más normal posible y por ello no asisten a actos oficiales. Prefiero acortar mis estancias en el extranjero, en la media de lo posible, aún así me gusta que estén rodeados de gente que les trate con cariño y bien, no por su rango social, sino por su personalidad y garantizo que en nuestra casa nadie les da el trato de altezas reales”.

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2008 Hola, S.A.