FEDERICO Y MARY DE DINAMARCA CONTINÚAN SU VISITA OFICIAL A TAILANDIA A PESAR DE LA DIFÍCIL SITUACIÓN POLÍTICA QUE ATRAVIESA

Los Herederos iniciaron esta semana una visita oficial al país asiático con motivo de los 150 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales

La visita oficial de los Federico y Mary de Dinamarca a Tailandia tenía todas las papeletas para ser suspendida, debido a los graves problemas políticos que está viviendo estos días el reino asiático, pero también alicientes varios como para decidirse a hacerla y seguir adelante con los planes. De manera que, a miles de kilómetros de palacio, tras haber pasado una semana separados, los Herederos daneses se reunieron en Bangkok para emprender este viaje con motivo de los 150 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales. El príncipe Federico voló directo desde Miami, donde la semana pasada estuvo participando en una regata en su Farr 40, mientras que la princesa Mary viajó desde Copenhague, sin sus dos hijos, los príncipes Christian e Isabella, que se quedaron esta vez en Dinamarca.

Los Príncipes fueron recibidos con todos los honores y, también, con extremas medidas de seguridad debido a la inestabilidad política: Federico fue recogido por un cadillac amarillo; Mary, por un clásico Rolls Royce, y ambos fueron escoltados por varios coches y motos de policía en su desplazamiento desde el aeropuerto hasta el lujoso hotel junto al río Chaopraya en el que residirán durante su estancia hasta el viernes. Las prisas, no obstante, jugaron una mala pasada a los Herederos que tuvieron que esperar un rato por sus maletas, ya que el personal de seguridad se olvidó de ellas en el aeropuerto.

Cena de gala
Pocas horas después de su llegada, acudieron a una recepción en la embajada danesa para agradecer a su personal los esfuerzos para coordinar la visita. El príncipe Federico declaró que estaba muy contento por poder encabezar una amplia delegación empresarial danesa, y destacó que el motivo fundamental de la visita era comercial. Por la tarde los Príncipes visitaron varias exposiciones realizadas por empresas danesas en el centro comercial Central World y cerraron la jornada con una cena de gala en su honor a la que acudieron cientos de invitados, incluidos representantes del mundo empresarial de ambos países, los Ministros de Exteriores de Tailandia y Dinamarca y el Viceprimer Ministro tailandés, Olarn Chaipravat, quien invitó a los Príncipes a regresar con sus hijos la próxima vez.

La segunda jornada de los príncipes Federico y Mary en Tailandia estuvo centrada en la promoción empresarial de compañías danesas. La pareja acudió a un centro comercial de Bangkok para participar en diversas actividades organizadas por empresas danesas. Una de ellas era la juguetera Lego que, junto con una distribuidora local, ha creado una especie de workshop, donde los niños pueden desarrollar su fantasía construyendo con los famosos bloques de juguete. La Princesa jugó durante su visita con un grupo de huérfanos del orfanato de Kru Noi. Entre la treintena de empresas danesas presentes en Bangkok figura también la firma de ropa Deichmann & Co, que ofreció un desfile al que acudió la Princesa, muy interesada desde siempre en el mundo de la moda. Mientras tanto, el príncipe Federico inauguraba un foro para empresas danesas y tailandesas en un salón contiguo.

Un té con los Reyes de Tailandia
Una vez finalizadas sus actividades de promoción empresarial, los Príncipes tomaron un avión rumbo a la localidad de Hua Hin, a varios cuatrocientos de kilómetros de Bangkok, donde fueron recibidos en audiencia oficial por los reyes Bhimibol Adulyadej y Sirikit en su residencia de verano. Durante una breve recepción, las dos parejas tomaron té y charlaron. A la noche los Príncipes regresaron en avión a Bangkok, pero no al aeropuerto principal, ocupado por los opositores al Gobierno tailandés, sino otro alternativo. A pesar del cierre del aeropuerto de Bangkok, los príncipes Federico y Mary continúan con su visita oficial a este país asiático, que finalizará el viernes. El Ministerio de Asuntos Exteriores danés aseguró que sigue la situación de Tailandia al minuto y que de momento no hay planes de suspender la visita.

La princesa Mary visitó hoy una clínica de salud y una escuela al norte de la capital tailandesa. En el centro de salud, que ha puesto en marcha varios proyectos para ayudar a la población local a prevenir la diabetes, fue recibida por todo el personal y recibió, por parte de las autoridades, una explicación sobre los distintos planes. En la escuela, la Heredera se encontró con cientos de niños sentados en los arenales y agitando banderas danesas y tailandesas, gritando en señal de júbilo y saludando con las manos. A continuación, mientras el príncipe Federico visitaba varias empresas danesas en el área de Bangkok, asistió a un espectáculo de danza y acrobacia tailandesa en la propia escuela. La Princesa dio más tarde un paseo por la zona del templo Wat Hong Pathumawas, donde recibió ramos de flores y adornos de los lugareños, que se arrodillaron ante ella en señal de respeto. Y, en medio de un viaje tan intenso, a tantos kilómetros de casa, la Princesa tuvo como siempre tiene un recuerdo para sus hijos, los príncipes Christian e Isabella: "Tan pronto como me alejo de ellos, los extraño”.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?