La princesa Mary se ocupó de la pequeña Isabella, con quien se divirtió en un columpio del parque de Hobart al que acudieron tras recibir en el aeropuerto al príncipe Federico
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones y el resto de fotografías

El Heredero de Dinamarca se encargó del príncipe Christian, quien enseñó a su padre todo lo que había aprendido en su ausencia

CHRISTIAN E ISABELLA DE DINAMARCA, TARDE DE JUEGOS EN EL PARQUE CON LOS PRÍNCIPES FEDERICO Y MARY

El Heredero danés llegó ayer a Tasmania procedente de Pekín para disfrutar con su familia del resto de sus vacaciones

25 AGOSTO 2008
Tras concluir su estancia en los Juegos Olímpicos de China, incluida una visita oficial relámpago a Mongolia, el príncipe Federico llegó ayer a la isla australiana de Tasmania, tierra natal de su esposa, la princesa Mary, para pasar unos días de vacaciones con ella y sus dos hijos, los príncipes Christian e Isabella.

La Princesa y los niños fueron a recibir al Heredero danés al aeropuerto de Hobart, la capital de la isla, y allí intercambiaron besos y abrazos. Poco después los cuatro se dirigieron a un parque cercano para que los niños pudieran jugar: Mary se ocupó de la pequeña Isabella, mientras Christian mostró a su padre las cosas que había aprendido a hacer en su ausencia.

La familia permanecerá unos días más en Tasmania, algo que agradecerá especialmente Federico. Y es que el hijo de la reina Margarita ha tenido dos semanas agotadoras en Pekín, donde celebró numerosas reuniones para presentar su candidatura a formar parte del Comité Olímpico Internacional (COI) el próximo año.

Tarde de globos y “chuches”
Un día antes de la llegada de Federico, Mary se llevó a los niños a dar una vuelta por el mercado callejero de Hobart, que curiosamente se conoce con el nombre de "mercado de Salamanca" y que es uno de los lugares más populares de la ciudad. Christian se mostró entusiasmado con todo el alboroto de gente y los puestos, especialmente, con el de globos con forma de animales, que mostró de forma insistente a su madre. Pero lo más celebrado por los dos príncipes fueron las chucherías que Mary les compró. Con la familia estuvo también paseando en el mercado su niñera y Amber Petty, la mejor amiga de la Princesa y dama de honor en su boda.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?