La incorporación de doña Elena a su nuevo despacho de la Fundación MAPFRE–estará situado en el céntrico paseo de Recoletos- se llevaría a cabo después de las vacaciones de veranoPinche aqui para ampliar la imagen

Ocho meses después de que se anunciara su separación –“cese de convivencia”-, la infanta doña Elena parece dispuesta a afrontar, junto a sus hijos, una nueva vida en solitario

LA INFANTA ELENA COMPRA UNA CASA Y BUSCA OTRO TRABAJO PARA HACER FRENTE A SUS GASTOS

Aunque no se ha hablado oficialmente de divorcio, los pasos de la duquesa ponen de manifiesto que está dispuesta a afrontar, junto a sus hijos, una nueva vida en solitario

11 JULIO 2008
Ocho meses después de que se anunciara su separación –“cese de convivencia”-, la infanta doña Elena parece dispuesta a afrontar, junto a sus hijos, una nueva vida en solitario.

Aunque no se ha hablado todavía oficialmente de divorcio, los pasos de la duquesa de Lugo, tanto en el terreno personal como laboral, ponen de manifiesto que doña Elena avanza firme y segura hacia el futuro. Y que lo hace sabiendo que no habrá una reconciliación.

La primogénita de los reyes de España no necesita hablar para decir que, después de haber dado un triste y costoso paso –el de su separación- difícilmente podría o querría volverse atrás. También, que está dispuesta a “triplicar” empleo a cambio de su libertad.

Ingresos extras
Doña Elena, que se mudará a una casa propia –un ático situado en el barrio del Niño Jesús, de Madrid- probablemente antes de que acabe el año, ha decidido ampliar su jornada laboral buscando un nuevo trabajo que le proporcione los ingresos extras que necesita para hacer frente a sus gastos como madre de familia y como propietaria de un antiguo inmueble que ha de ser reformado por completo.

Doña Elena, que ha vivido a caballo entre dos mundos durante largos años – compaginando su agenda de Infanta con la de profesora de inglés del colegio- ha tomado la decisión de aumentar su horario laboral apostando por la búsqueda de un trabajo que le permita hacer frente a su nueva vida doméstica sin tener que pedir ayudas “extras”.

Un contrato a punto
La infanta de las artes que apoya y participa constantemente en actividades de tipo educativo y cultural y no se olvida de su compromiso con el Comité Paralímpico ni de la Fundación Anti-Sida de España podría “fichar” en los próximos días –siguiendo los pasos de su hermana, la infanta Cristina- por la Fundación MAPFRE.
Las conversaciones entre la empresa aseguradora y la Casa Real española sobre el destino de doña Elena dentro de la Fundación discurren por buen camino –al parecer, se están ultimando los detalles del contrato-, pero nada se dará por cerrado hasta que el palacio de la Zarzuela comunique oficialmente la incorporación de la Infanta al área del Instituto de Acción Social de MAPFRE. Una Fundación que fue creada en 2006 para contribuir al desarrollo y al progreso de la sociedad, a través de un departamento que trabaja con personas discapacitadas españolas y niños desamparados iberoamericanos.

La incorporación de doña Elena a su nuevo despacho –estará situado en el céntrico paseo de Recoletos- se llevaría a cabo después de las vacaciones de verano, aunque se maneja la posibilidad de que la Infanta viaje a China de la mano de la Fundación durante los próximos juegos Olímpicos.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?