Desde un discreto segundo plano, Carla Bruni consigue en cada una de sus apariciones públicas brillar con luz propia
Pulse sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotos

Durante su visita oficial en Tierra Santa, la Primera Dama volvió a hacer guiños al estilo Jacquie en sus puestas en escena

EL PRESIDENTE SARKOZY Y SU ESPOSA, CARLA BRUNI, DE VISITA OFICIAL EN TIERRA SANTA

El mandatario francés y la Primera Dama tuvieron que poner fin a su visita de forma apresurada después de que un soldado se quitara la vida a escasos metros del avión presidencial

24 JUNIO 2008
El mensaje de Nicolás Sarkozy y el glamour, Carla Bruni, volvieron a ser protagonistas en una nueva cita de la pareja presidencial francesa en el extranjero, en esta ocasión, durante su viaje oficial de dos días a Tierra Santa, la primera visita presidencial al lugar desde que Sarkozy alcanzará el poder. Aunque el peso de la agenda lo lleva el Presidente de Francia con reuniones y discursos, es Carla quien desarma y deja sin palabras. Jerusalén ha sido el último testigo directo del encanto de la Primera Dama.

Es la estrella, sin pretenderlo. Desde un discreto segundo plano, consigue en cada una de sus apariciones públicas brillar con luz propia y ganarse a sus anfitriones mostrándose respetuosa, cercana y deslumbrante en sus puestas en escena con un cuidado repertorio de trajes. El de este viaje, como aquel de su debut internacional el pasado mes de marzo en Reino Unido, también hizo guiños al estilo Jacquie. Bruni ha dado muestra de todo ello al acompañar a Sarkozy en sus actos oficiales, visitar el Mar Muerto, hacer compras en la ciudad santa y visitar el departamento infantil del Hospital Hadassah de Jerusalén.

El camino para la paz
No obstante, el magnetismo de Carla no desvió la atención de lo importante, como el discurso de Sarkozy en la Knésset (Parlamento israelí): “No vengo a dar lecciones de moralidad y si no fuera un amigo de verdad no os lo diría. No quiero ofender a nadie pero mi opinión es que no puede haber paz sin el cese de la construcción de los asentamientos. No habrá paz sin que los palestinos luchen contra el terrorismo pero tampoco habrá paz sin que los palestinos puedan moverse de forma libre, sin la solución a la cuestión de los refugiados y sin Jerusalén como capital de los dos Estados".

Sarkozy se ha reunido hoy en Belén con el presidente palestino, Abu Mazen, para firmar el acuerdo para la creación de un parque industrial en Cisjordania, y posteriormente ha visitado la Basílica de Natividad de Belén, como broche de oro de una visita en la que forma y contenido han ido en consonancia y que terminó con un buen susto para el Presidente francés y la Primera Dama. Y es que el matrimonio tuvo que ser escoltado por sus guardaespaldas hasta su avión cuando, sobre la pista del aeropuerto de Tel Aviv y mientras Sarkozy y Bruni se despedían del presidente israelí, Simon Peres, y del primer ministro, Ehud Olmer, un soldado se quitó la vida a escasos doscientos metros del lugar donde se encontraban. El suceso aún está siendo investigado, pero la Policía ha desmentido que se tratara de un intento de magnicidio al jefe de Estado francés. Una vez controlada la situación los líderes hebreos, que habían sido igualmente escoltados por sus guardaespaldas hasta sus respectivos vehículos, pudieron subir a bordo del avión para despedirse con tranquilidad del presidente Sarkozy y su esposa.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?