Daniel Westling, que empezó como entrenador personal, tiene en mente ampliar el negocio probando suerte como constructor de lujo en Brasil
Pulse sobre laimagen para ver las ampliaciones de las fotos

Su relación con la Princesa parece haber contribuido a engrosar su volumen de ingresos, que ha pasado de los quinientos mil euros en 1999 al millón en 2008

VICTORIA DE SUECIA SE CASARÁ CON UN MILLONARIO

Daniel Westling planea abrir dos nuevos gimnasios e invertir en Brasil en negocios inmobiliarios

26 FEBRERO 2008
La princesa Victoria no se casará con un príncipe de sangre azul si contrae matrimonio con Daniel Westling, pero, desde luego, tampoco con un Don nadie. El novio de la Heredera al trono de Suecia, desde hace ya más de seis años, tiene un importante patrimonio fruto de su actividad empresarial al frente de una cadena de gimnasios que no para de crecer. Ni parará en los años venideros según las últimas informaciones del país escandinavo. Y es que planea, de hecho, incrementarlo nuevamente a finales de 2008 o a principios de 2009 con la apertura de dos nuevos centros deportivos. Pero el negocio que le hará rico será una importante inversión en el sector inmobiliario en el extranjero.

Daniel es propietario del 70 por ciento de una cadena de centros deportivos, Master Training, así como de un centro de fitness con golf en el hotel Bro Hof Slott de Estocolmo, y socio y presidente de otro llamado Balance Group. La empresa cuenta con tres gimnasios de lujo en Estocolmo, dotados de los últimos avances en materia deportiva y exquisitamente decorados hasta el más mínimo detalle. Ofrecen numerosos tipos de entrenamientos, musculación, pilates, yoga, asesoramiento en materia de alimentación, entre otros muchos servicios. El bono anual más barato cuesta casi los 1.200 euros. Si se quieren 80 horas de entrenador personal, pruebas médicas, masajes, ropa deportiva y bebidas, el precio se puede multiplicar por 6.

El negocio que le hará rico
Su relación con la Princesa parece haber contribuido a engrosar su volumen de ingresos, que ha pasado de los quinientos mil euros en 1999 al millón en 2008. Pero, claro está, sobre todo su irrefrenable espíritu emprendedor, que no tiene fin. Daniel Westling, que empezó como entrenador personal, tiene en mente ampliar el negocio probando suerte, junto a sus amigos y futuros socios, Björn Ulvaeus, cantante de ABBA, y Karl-Johan Persson, del imperio H&M, como constructor de lujo en Brasil. El país donde nació su suegra, la reina Silvia, y donde vivió la abuela de su novia, Alicia Soares. Se trata de un proyecto a lo grande: la construcción de 120 villas, cada una con cien metros de playa privada, en un terreno de 1.800 hectáreas en el marco del lujosísimo resort Pratigi, según algunos medios de comunicación suecos.

Pratigi se encuentra 150 kilómetros al sur de Salvador en la hermosa región de Bahía en el noreste de Brasil. La zona turística incluye una selva tropical con una flora y fauna extraordinarias, un río y 6,5 kilómetros de playas de arena vírgenes. El Resort incluye, además de las villas, un hotel de seis estrellas, con 49 exclusivos bungalows, restaurante, áreas de recepción y de servicio, gimnasio, balneario, canchas de tenis, campo de golf, club de campo con actividades ecuestres y el Pratigi Resort Marina.


  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?