Realeza y personalidades

Noticias

SUECIA RECLAMA EL ANUNCIO DE UNA BODA REAL

La princesa Victoria y sus hermanos se adentran en el 2008 sin planes oficiales para dejar de ser los tres solteros de oro

Los Reyes de Suecia han empezado el año 2008 sin querer dar pista alguna sobre los futuros matrimonios de sus hijos. Una decisión que, por destino, afecta de manera muy particular a la mayor de sus descendientes: Victoria Ingrid Alice. La princesa que heredó los nombres de sus antepasadas e impulsó el dictado de la Carta Magna –la anterior Constitución estuvo en vigor desde 1809 hasta 1974- que le permitirá suceder a su padre cuando éste deje de ser Rey.

Pero antes de que llegue ese momento –a la Princesa no le gusta que se haga referencia al instante en el que se convierta en Soberana porque ese ascenso “significará que mi padre ha muerto”-, Victoria tendrá que tomar decisiones personales en las que quedará enmarcada el resto de su vida y, en algunos casos, deberá hacerlo con carácter urgente.

Victoria lleva cada vez peor la presión que los medios de comunicación y los ciudadanos ejercen sobre ella a la hora de querer saber para cuándo el compromiso y la boda con Daniel Westling. Consciente de que, antes o después, tiene que dar ese paso hacia delante o hacia atrás, la princesa intenta ganar tiempo marcando como nunca antes las distancias con los periodistas suecos. Acostumbrados a su naturalidad y a su extrovertida manera de ser, los reporteros no terminan de entender por qué viaja cada vez menos al extranjero –en 2007, ni una sola visita oficial como Heredera al trono- y por qué ha reducido al mínimo el número de entrevistas.

A su modo de ver, sus respuestas han perdido en frescura –“es como si saliera del último curso de entrenamiento mediático”, dicen- y han ganado en acidez e impertinencia.

Los reyes que no se han “estrenado” como abuelos
Los suecos se preguntan por las razones que les impiden comprometerse oficialmente y echan cuentas sobre los años que llevan con sus parejas.

Comprometidos con la institución de la Monarquía han vivido de forma muy próxima la celebración de las bodas y nacimientos en las casas reales vecinas. Un “baby boom” que convirtió en abuelos a todos los Soberanos de Europa a excepción de sus monarcas: Carlos Gustavo y Silvia.

Gracias a las noticias de la prensa, los conciudadanos de la Princesa saben que en el palacio de Drottningholm hay lugar para todos y que Daniel, tras casi seis años de relación, no tiene que esconderse de los Reyes para hacer noche. Lo mismo que Enma Pernald –la novia de Carlos Felipe desde el 2000-, y Jonas Bergström, el “prometido de la princesa Magdalena.

En cualquier caso, entre los tres hermanos, si hay un romance al que quieren poner ya un desenlace ése es el de Victoria. La princesa que, como futura Reina, debería dar el primer paso dando continuidad a la dinastía y abriendo la puerta a sus dos hermanos.

Victoria, que sigue estudiando este semestre Ciencias Políticas en la Universidad de Estocolmo y en marzo viajará a Dubai para inaugurar la nueva exposición Nobel, guarda todos los ases bajo la manga. De ella depende el dónde, y el cuándo.

Un momento histórico que, a modo de ver de los suecos, tiene ya su fecha. De lo contrario, opinan, no se habrían dejado ver entrando la pasada semana todos juntos en la casa de unos amigos, en Estocolmo. La revista “Svensk Damtidning” publica las imágenes. Abriendo fila, los Reyes, dos pasos detrás, Victoria y Daniel muy elegantes.

  • Compartir esta noticia:
  • Añadir a del.icio.us
  • Añadir a marcadores de google
  • Añadir a menéame
  • Añadir a YahooMyWeb
  • Añadir a fresqui
  • buscar en Technorati
  • Agregar esta página a Mister Wong


¿Qué es esto?

Boletines y alertas

Tu e-mail :

En vídeo

Especial

blogs

Haga de Hola.com su página de inicio | Boletines y alertas | Publicidad: anúnciese aquí | Contacte con nosotros | Advertencia legal | Publicación digital controlada OJD

Otras ediciones: HELLO! Inglaterra | HELLO! Canada | HELLO! Rusia | HELLO! Grecia | ¡HOLA! México

© 2000-2006, HOLA S.A., Miguel Ángel, 1 – 28010 – Madrid (España) Sindicación de contenidos