Alexia de Grecia, hija de la reina Ana María
Pinche sobre la imagen para ver las ampliaciones de las fotografías


La princesa Alexandra de Sayn-Wittgenstein-Berleburg hija de la princesa Benedicta




12 MAYO 2004
Todo apunta a que Mary lucirá la famosa tiara del Khedive de Egipto, de Cartier. La reina Ingrid la reservaba para la celebración de las bodas de sus descendientes femeninas y lo más lógico sería pensar que, una vez más, se respetara la tradición. De hecho, tal y como la reina Ingrid dispuso, la tiara ha sido usada en todas las bodas de sus hijas: la princesa Ana María (1964), la princesa Benedicta (1968) y la princesa Margarita (1967); así como en la de sus nietas: la princesa Alexandra de Sayn-Wittgenstein-Berleburg (hija de la princesa Benedicta (1998); y Alexia de Grecia, hija de la reina Ana María (Londres 1999).

Una tradición nupcial
La tiara es una creación de Cartier, que data de principios de 1904, está formada por diamantes engastados en platino y puede ser usada, también, como adorno del pelo. La pieza fue un regalo del Khedive egipcio, Abbas Helmi II (título de origen persa que ostentaron los virreyes de Egipto de 1867 a 1914) a la nieta de la reina Victoria de Inglaterra, la princesa Margarita de Connaught (madre a su vez de la reina Ingrid) quien se prometió matrimonialmente en Egipto con el príncipe Gustavo Adolfo, futuro Gustavo Adolfo VI de Suecia.
La reina Ingrid, que heredó esta tiara de su madre (fallecida en 1920), la usó a lo largo de toda su vida, aunque no el día de su boda (1935). La Soberana, para sorpresa del mundo, prefirió lucir el día de sus nupcias la corona nupcial cortada de los mirtos, que su madre le encargó con motivo de su nacimiento.


   
 

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.