1

Un baño de placer

Sumergirse en la bañera puede convertirse en un auténtico deleite para los sentidos

El ambiente también es importante: música relajante, velas, aromas...

También puede probar con un baño hidratante y vitamínico, que apuesta por mimar y cuidar la piel, en la que son fundamentales los productos que consiguen que nuestra piel esté más suave, o por uno adelgazante y reafirmante. Pero le proponemos otro baño ideal: el baño Zen. El ritual de baño japonés recomienda ducharse antes de tomar un baño, para que éste resulte más limpio y el beneficio sea mayor. El baño es un rito para los japoneses, y es que el principal objetivo es relajarse en cuerpo y espíritu. Lo fundamental es graduar la temperatura del agua y añadir los productos cosméticos apropiados, que suelen ser polvos de aceite o sales. Son muy recomendables las Relaxing Bath Tablets de Shiseido, unas tabletas con minerales calmantes que se disuelven en el agua y contienen ginseng, pepino y rosa de té. También la línea de baño de Manifesto, de Isabella Rossellini, tiene en el mercado tabletas tonificantes. Si el baño se completa con un masaje, el placer está servido.

Para completar esta cura de belleza, puede aprovechar los minutos que está dentro de la bañera para aplicarse una mascarilla calmante, purificante, hidratante o relajante sobre su cara. Una vez dentro, relájese, cierre los ojos, desconecte del mundo. Cuando salga, todo parecerá nuevo.

 

1

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.