Una piel limpia, una piel sana

La limpieza diaria de la piel es fundamental para conseguir un cutis bello

El primer paso es elegir la f髍mula limpiadora m醩 adecuada a su tipo de piel.

La primera norma para conseguir una piel sana, es mantener una rutina de limpieza casi militar. No se asuste, s髄o tiene que seguir una serie de recomendaciones b醩icas que ayudar醤 a que su piel se muestre resplandeciente.

El primer paso es elegir la f髍mula limpiadora m醩 adecuada a su tipo de piel. La leches untuosas son recomendables para los cutis secos, sensibles o maduros. Las leches m醩 ligeras, para los cutis normales o los mixtos. Y los geles al agua o los jabones dermatol骻icos, para las pieles grasas. Lo m醩 importante es limpiar el cutis cada noche, incluso si no se maquilla, para as eliminar todo rastro de suciedad y dejar la piel preparada para el tratamiento posterior.

Encuentre la limpiadora con la que se encuentre m醩 a gusto. Debe ser capaz de retirar todo resto de suciedad, pero sin agredir la piel ni agredir su equilibrio, dej醤dola demasiado desprotegida. El uso de t髇ico es opcional. No es imprescindible para la belleza de la piel, pero es cierto que ayuda a asegurarse de que se ha retirado la limpiadora totalmente. Si tiene la piel grasa, le pueden ayudar los t髇icos de efecto exfoliante, como los de Clinique. Tampoco estar de m醩 usar una mascarilla limpiadora una vez por semana, especialmente en las 醨eas donde pueden aparecer impurezas, como es la zona T (frente, nariz y barbilla).

Generalmente, a las pieles secas y normales les basta con una limpieza por la noche, quiz醩 completada con una aplicaci髇 de t髇ico por la ma馻na, pero si, al levantarse, siente la piel brillante, ligeramente oleosa, le vendr bien repetir el ritual por la ma馻na, para as llevarse ese sebo natural producido durante el descanso.

 

Prohibida su reproducción total o parcial. ©2006 Hola, S.A.