La boda de ensueño del heredero de los lápices Faber-Castell

Charles von Faber-Castell y su novia Melissa Eliyesil se dieron el 'sí, quiero' en la iglesia Martin-Luther en Stein, cerca de Núremberg (Alemania)

Charles von Faber-Castell y Melissa Eliyesil VER GALERÍA


Charles von Faber-Castell, hijo mayor del conde Anton Wolfgang von Faber-Castell, que tomó el control de la conocida compañía de lápices en el año 1978, y su novia, Melissa Eliyesil, contrajeron matrimonio este fin de semana en una ceremonia religiosa en alemán, turco y español celebrada en la iglesia Martin-Luther en Stein, cerca de Núremberg (Alemania). La pareja se dio el 'sí, quiero' en una boda de ensueño en la que estuvieron acompañados por más de 250 invitados, entre los que se encontraban sus familiares y amigos más cercanos.

De hecho, como todo cuento de hadas, además de una radiante princesa vestida de blanco no podía faltar un castillo y, tras el enlace, los recién casados y sus invitados continuaron con la celebración en la espectacular residencia de los Faber-Castell, donde además Charles, de 31 años, y Melissa, de 27, aprovecharon para hacerse las fotografías familiares en los jardines del castillo. 

Fotografía familiar de los recién casadosVER GALERÍA


Según publica el diario alemán Bild después disfrutaron de un banquete en el que no faltó el jamón serrano y el champán y por la noche continuaron con una fiesta en la que hubo hasta fuegos artificiales. Entre los invitados, además de los padres del novio, Anton Wolfgang von Faber-Castell y su esposa Mary, que acudieron con sus hijas, Victoria y Sarah, los de la novia, Necmettin y Maria Eliyesil, y su hermano Sadi, también acompañaron a los recién casados el príncipe Georg Friedrich Ferdinand de Prusia y su esposa Sophie, el príncipe Alejandro de Schaumburg-Lippe y su mujer Nadja, o Hans Reiner Schroeder y su esposa Katerina, entre otros muchos.

Invitados al enlaceVER GALERÍA


Un vestido de alta costura para su día más especial
La novia, de madre colombiana y que estudió Economía, eligió para brillar el día de su boda un precioso y elaborado diseño de Roberto Cavalli con detalles de encaje y una espectacular cola, que combinó con unos elegantes pendientes de perlas, el pelo recogido en un moño donde iba sujeto el velo y un sencillo ramo de rosas blancas. Por su parte, el novio tampoco se quedó atrás en cuanto a elegancia se refiere y lució un chaqué gris con chaleco azul claro y corbata en tonos rosas, además de un sombrero de copa negro.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más