Cristiano Ronaldo desata la locura en Madrid

Alrededor de 80.000 personas asistieron a la presentación del portugués como nuevo futbolista del Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu

Llegó, vio y venció. Superando todas las expectativas, y en un Santiago Bernabéu lleno hasta la bandera, Cristiano Ronaldo se presentó como jugador del Real Madrid ante el delirio de 80.000 madridistas ilusionados que habían hecho colas interminables desde primeras horas de la mañana para presenciar el momento en que el fichaje de los 94 millones de euros, el más caro de la historia del fútbol, lucía por primera vez la camiseta blanca. Tras pasar un reconocimiento médico en la Clínica La Moraleja, la estrella, que había llegado a las 12’50 horas en un avión privado al aeropuerto de Torrejón desde Lisboa y acompañado por su madre, hermanos, amigos, su representante y su cocinero, lució en el estadio la mejor de sus sonrisas y el nueve a la espalda, despejándose así desde el momento en que pisó el campo la incógnita del número que llevaría en su camiseta.



Tras una breve introducción del presidente Florentino Pérez, y ante la atenta mirada del presidente de honor del club, Alfredo Di Stéfano, el futbolista dijo sus primeras palabras como merengue: “No imaginé que tanta gente estaría aquí para verme. Es increíble”. “Sí, sí, sí, Cristiano ya está aquí” le respondió una afición enfervorecida, con la que el portugués se mostró muy atento y simpático.



Regalando aplausos y alzando los pulgares, Ronaldo se ganó el corazón de los presentes con una breve demostración de su dominio del balón, un paseíllo por el campo para saludar a los aficionados y firmando autógrafos a diestro y siniestro en camisetas y balones que fue lanzando a las gradas y repartiendo a algunos de sus admiradores más jóvenes. Muchos de ellos no dudaron en burlar la seguridad para acercarse hasta su ídolo, que también posó con las nueve copas ganadas por su nuevo equipo a lo largo de la historia.



“Estoy muy feliz de estar aquí. He cumplido mi sueño de niño, que era jugar en el Real Madrid” dijo el deportista, y a continuación invitó a todos los presentes a corear con él a la de tres un “¡Hala Madrid!” que ensordeció el estadio y puso el colofón a una presentación espectacular en una noche histórica.



Minutos más tarde, Cristiano cambiaba la camiseta por camisa blanca y traje beis para presentarse ante los medios. En una rueda de prensa que duró casi una hora, confesó que “hubiese preferido el siete, aunque el nueve está bien porque es mítico aquí”, dijo refiriéndose al número que han lucido jugadores históricos del club como Ronaldo o el propio Di Stéfano. “Me siento orgulloso de ser el jugador más caro de la historia y voy a intentar demostrar que lo que pagaron por mí merece la pena”. El protagonista de la jornada calificó de “impresionante” el día que había vivido y concluyó la conferencia contestando a la pregunta ‘¿Quién es el mejor del mundo, tú, Messi, Kaká...?’ “El mejor es el Real Madrid”, pronunció el luso.



A sus 24 años, Cristiano Ronaldo se ha convertido en la nueva estrella del fútbol y del espectáculo. Su particular ritmo de vida ha copado titulares de todo el mundo, y en este sentido el futbolista se mostró ayer contundente ante los medios: “No voy a cambiar mis métodos de trabajo ni mi manera de vivir por cambiar de ciudad”. La presencia de Cristiano en nuestro país dará mucho que hablar, no sólo por su trabajo sobre el terreno de juego sino también por las mujeres que tratarán de conquistarle. Pero que respiren tranquilas todas ellas porque Paris Hilton, con quien celebró su fichaje hace unas semanas en un exclusivo club Los Ángeles, ha confesado que no quiere nada serio con él. “No quiero ser la mujer de un futbolista” ha dicho la rubia heredera, que ha calificado de “tonteo” lo suyo con el portugués.

Más sobre

Regístrate para comentar