Boris Becker y Lilly Kerssenberg culminan los tres días de celebraciones por su boda con un 'brunch' entre amigos

La pareja ofreció una comida a sus invitados un día después de convertirse en marido y mujer en el corazón de los Alpes Suizos

El pasado viernes celebraban por partida doble su enlace. Por la mañana se casaron en el registro civil del Segantini Museum de la localidad suiza de St. Moritz, donde se encuentra unas de las estaciones de esquí preferida de las celebridades. Al enlace acudieron algunos de los amigos y familiares de la pareja, como Elvira y Sabine, la madre y hermana de Becker, respectivamente. Además, el tenista contó con la presencia de los dos hijos que tuvo su primera esposa, Bárbara Feltus, Noah Gabriel, de 15 años, y Elías Baltasar, de 9, que ejercieron como testigos.

Sin embargo, el grupo de invitados aumentó considerablemente en la boda religiosa, que tuvo lugar por la tarde en Regina Pacis Chapel . La novia lució un modelo de Carolina Herrera con escote strapless y cuerpo drapeado. Y se decantó por un largo y sencillo velo sobre su cabello semirecogido, que contrastaba con el colorido del bouquet de rosas rojas que llevaba. Por expreso deseo de los novios, las damas fueron con vestidos rojos y los caballeros lucieron esmoquin.

Tras el 'sí, quiero' de Becker y Lilly los nuevos esposos y sus acompañantes se desplazaron al hotel de lujo Badrutts Palace para disfrutar del banquete nupcial. Pero la noche del viernes no acabaron las celebraciones en torno a la que ha sido la segunda boda para el tenista. Al día siguiente, la pareja se trasladó al restaurannte 'El Paradiso' en los Alpes Suizos para ofrecer a sus invitados un brunch, comida a medio camino entre el desayuno y el almuerzo.

Bajo un espléndido cielo azul y cumbres nevadas, Boris Becker y su ya mujer posaron radiantes y felices y se hizo patente lo unidos que están tanto el deportista alemán como su nueva esposa a los dos hijos que tuvo durante su matrimonio con Bárbara Feltus. Los niños acompañaron en todo momento a la pareja y  Boris disfrutó del paisaje junto a su hijo mayor, Noah Gabriel, desde la cabina de un telesférico. Lo mismo hicieron algunos invitados como el ciclista Jan Ullrich y su mujer, Sara, o el empresario británico Tim Jefferies y su esposa, Malin.

Más sobre

Regístrate para comentar