Cristiano Ronaldo y Nereida Gallardo ponen distancia a su relación entre rumores de ruptura

El futbolista está en Los Ángeles, donde anoche acudió a los premios ESPY del deporte, mientras la española se relaja en aguas de Mallorca

Cristiano Ronaldo y Nereida Gallardo han decidido distanciarse estos días cuando caen sobre ellos incesantes rumores de una posible ruptura entre ambos. El futbolista portugués, que se recupera de una reciente operación de tobillo, voló el martes a Los Ángeles para asistir a los Premios ESPY del deporte, que se entregaron anoche en la ciudad californiana y en los que aspiraba al galardón de Mejor Atleta Masculino Internacional (que finalmente fue a parar al tenista español Rafael Nadal). La española, por su parte, se ha quedado en su Mallorca natal luciendo tipo en bikini junto a una amiga en una playa de Palma. Una situación un tanto atípica en ellos, teniendo en cuenta que en los últimos meses se han mantenido inseparables.

El delantero del Manchester United no ha confirmado ni desmentido nada, pero fuentes cercanas a él aseguran que se ha sentido defraudado al enterarse recientemente de la relación que su novia mantuvo en el pasado con el también futbolista Sergio Ramos. También se ha dicho que la madre del luso, Dolores, nunca ha estado de acuerdo con la relación de su hijo con Nereida porque la veía como una "cazafortunas". Cristiano no se ha pronunciado al respecto. La mallorquina, sin embargo, sigue luciendo el anillo que el deportista le regaló hace tiempo y ha afirmado que todo sigue igual: "No sé de dónde han sacado esta historia. Estamos juntos y hablo con él todos los días", ha dicho la joven de 24 años.

Noche de diversión junto a Paris Hilton
Mientras los medios de comunicación internacionales especulan con la posible ruptura, Cristiano se dejaba ver el martes por la noche en el Club Villa, un local de moda en Hollywood al que acudió con dos amigos y en el que estuvo con cuatro bellas modelos que no se separaron de él en ningún momento. Incluso la propia Paris Hilton quiso conocer a la estrella, quien por el contrario no se mostró muy interesado en la rica heredera. El jugador no escatimó en gastos y pagó alrededor de 12.600 euros en vino, vodka y champán. Además, pese a no poder caminar bien por su recuperación de rodilla, dejó por unos momentos las muletas en el suelo y se lanzó a bailar para sorpresa de los allí presentes. Cristiano abandonó el local tres horas después en una limusina.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más