Zinedine Zidane aprende a esquiar en familia

El ex futbolista viajó con su esposa y sus cuatro hijos a la estación suiza de Saint Moritz, donde se puso unos esquís por primera vez en su vida

Nunca es tarde para aprender. Eso es lo que ha debido pensar Zinedine Zidane, que después de tener "vetado" el poder practicar esquí debido a su carrera profesional como futbolista, el ahora deportista retirado ha decidido tomar clases en la estación suiza de Saint Moritz, adonde se desplazó hace un par de semanas junto a su familia.

Procedentes de Buenos Aires (Argentina) y de Punta del Este (Uruguay), donde disfrutaron de unos relajantes días invitados por su amigo el ex futbolista uruguayo Paolo Montero, Zidane y su mujer, Veronique, se llevaron a sus cuatro hijos, Enzo, Luca, Theo y Elyas a la nieve de Saint Moritz. Fue entonces cuando la estrella francesa del fútbol se puso por primera vez unos esquís y comenzó a tomar clases acompañado de un monitor. Con una barra de principiante entre las manos para ayudarse a mantener el equilibrio, Zinedine hizo grandes progresos en su primer día como alumno.

Además, el ex jugador del Real Madrid se preocupó de sus pequeños y estuvo muy atento de las mejoras que éstos mostraron sobre la pista mientras su esposa contemplaba la escena. Y es que, desde que se retirara del fútbol profesional, Zidane aprovecha todo su tiempo libre en compañía de su familia. Una vez terminado el día en la nieve, un helicóptero les llevó de nuevo al hotel donde se hospedaban.

No faltó al homenaje a Di Stéfano
A pesar de que ya no cuenta con las responsabilidades propias de un futbolista en activo, el astro francés sigue manteniendo su agenda repleta de actividades. Así, después de sus vacaciones en Sudamérica y Suiza, Zidane viajó el 28 de enero hasta París para celebrar el décimo aniversario del Stade de France, cuando se cumplían diez años de su primer gol en dicho estadio durante el partido inaugural de Francia contra España. El ex futbolista lanzó un balón desde el centro del campo desatando así una demostración de fuegos artificiales que iluminaron el estadio con un número 10 gigante.

El siguiente punto de su agenda era el tributo que se rindió a Alfredo Di Stéfano este pasado fin de semana. El francés mantuvo un encuentro privado con el homenajeado y después presenció el acto desde un discreto segundo plano. Di Stéfano reconoció a la finalización del acto su emoción por el encuentro privado con Zidane: "Esta mañana me vino a ver. Le quiero mucho, es un muchacho fenomenal. Me vino a saludar, ha sido un excelente jugador y es un gran deportista".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más