El fin de fiesta de Fernando Alonso y Raquel del Rosario en Sao Paulo

La cantante ha estado acompañando a su marido en todas las carreras de la etapa final del Gran Premio de Fórmula 1

El piloto Fernando Alonso consiguió se hizo ayer con la tercera plaza en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 en el circuito de Interlagos, en Brasil. Un final de temporada muy distinto al que tenía previsto al empezar, el asturiano, satisfecho dadas las dificultades por las que ha tenido que pasar comentaba al terminar la carrera: "El año que viene intentaremos volver a dar guerra". Borrón y cuenta nueva parece decir Alonso tras una temporada que casi preferiría olvidar. El broche de oro a este campeonato ha sido proporcional a los ánimos con los que el piloto terminó su última carrera.

Se fueron de Sao Paulo ayer noche mientras Raikkonen celebraba su triunfo
La de anoche en Sao Paulo fue una celebración muy distinta a la del año pasado. Alonso tuvo a su lado a su mujer, Raquel del Rosario y a su manager Luis García Abad pero a la carrera de ayer no le siguió una fiesta multitudinaria en una discoteca de Sao Paulo. Todo fue mucho más discreto, nada notorio, se fue de Brasil sin hacer ruido y eso que el piloto asturiano está satisfecho con el resultado teniendo en cuenta las condiciones que ha tenido en la segunda etapa del campeonato.

Si hace un año, en estas mismas fechas Alonso se reunía con todo el equipo de Renault en una fiesta que terminó a altas horas de la madrugada para celebrar que él era el campeón y el equipo conseguía el Mundial de Constructores, anoche todo fue más comedido. Faltan 145 días para que empiece el nuevo campeonato y es época de muchas decisiones.

En la recta final de este difícil campeonato, Fernando ha contado con el incondicional apoyo de su mujer, la cantante Raquel del Rosario. La gira veraniega con su grupo, El sueño de Morfeo, terminó el pasado 13 de octubre en Barcelona y a la canaria le faltó tiempo para reunirse con Alonso. Ahora, les ha llegado la época de vacaciones antes de retomar los entrenamientos y, como suelen hacer en esta época, seguramente elegirán un lugar de clima cálido.

Quién si celebró su victoria por todo lo alto fue el nuevo campeón del mundo de Fórmula 1, Kimi Raikkonen, que reunió en el Jockey Club de Sao Paulo a todo su equipo, incluido el presidente, Jean Todt, y su hijo, Nicolás. Su compañero de escudería, Felipe Massa, y su rival, Rubens Barrichello, del equipo Honda, aguantaron hasta casi entrada la mañana y en la fiesta no faltó la animación de la escuela de samba Rosas de Oro.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más