Victoria Beckham no logra conquistar a los estadounidenses con su 'reality show'

La prensa norteamericana ha criticado ferozmente el documental con el que la Spice Girl quería presentarse en sociedad

"Mi gozo en un pozo". Eso ha debido pensar la señora de Beckham esta mañana al leer la prensa en su residencia de Los Ángeles. Y no es para menos. Medios de prestigio como el New York Post o el New York Times no se han quedado con las ganas de arremeter contra el documental con el que Victoria ha querido desembarcar en Estados Unidos y que lleva por título Victoria Beckham: Coming To America (Victoria Beckham: Llegando a América). El primero califica al programa de "orgía de autoindulgencia", mientras que el segundo dice de su protagonista que es "una famosilla muy fotografiada en Gran Bretaña".

Producido por Simon Cowell, creador de American Idol (la versión americana de Operación Triunfo), el programa iba a ser en principio una miniserie de seis capítulos que finalmente quedó reducida a un especial de una hora emitido anoche por la cadena de televisión NBC. En él, Victoria pretendía hacer cambiar la percepción que el público tiene de ella y revelar su estilo y su pícaro sentido del humor. Y lo que ha conseguido es justamente lo contrario: reafirmar la imagen que la ha caracterizado en los últimos años. Durante la hora que dura el documental, el espectador acompaña a la polifacética artista en su mudanza al país americano, en su búsqueda de mansión en Los Ángeles, haciendo los trámites de su permiso de conducir, reuniéndose con amigas para comer y yéndose de compras a lujosas tiendas de Beverly Hills. Todo ello sin olvidarse en ningún momento de sus altos tacones y de sus ya famosas poses, incluso cuando toma el sol en su propia casa.

La estrella soy yo
Victoria cuidó hasta el más mínimo detalle de la grabación del programa en el que ella es la estrella. Tanto es así que en él vemos a la artista conversando con un periodista al que dice que no pueden sacarla comiendo, porque dañaría su imagen, o que su asistente no puede ser más delgada y más guapa que ella, porque "todo tiene que ser sobre mí". La esposa de Beckham también habla de su entusiasmo por abrazar la cultura americana y por criar a sus tres hijos en Los Ángeles.

Pero el documental no ha logrado entusiasmar a los estadounidenses ni siquiera con la baza más poderosa con la que la Spice Girl podía contar: su marido. Y es que el programa comienza con las polémicas imágenes del posado fotográfico con el que el matrimonio ocupaba la pasada semana la portada de la revista W. En el especial, Victoria hace mención de sus vecinos y amigos Tom Cruise y Katie Holmes, e incluye también una conversación con una candidata a ser su asistente personal en Estados Unidos, René, a quien pregunta si le atrae su marido. "Estoy muy nerviosa", contesta la interesada. Seguro que se quedó impresionada con la mansión de estilo rococó que David Beckham y señora han adquirido como nuevo lugar de residencia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más