Julián Muñoz cenó macarrones para terminar con su huelga de hambre

El ex alcalde de Marbella ha perdido dos kilos en seis días de ayuno voluntario para protestar por el trato dado a su novia, Isabel Pantoja

Han sido seis días de ayuno voluntario, en los que sólo ha ingerido líquidos. Al final, Julián Muñoz respondió a las súplicas de familiares y abogados y ayer tarde comunicaba a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias su intención de abandonar la huelga de hambre iniciada el pasado viernes para protestar por el modo en el que su pareja, Isabel Pantoja, había sido tratada en su detención.

La primera comida del ex alcalde marbellí fue la cena que anoche se servía en el comedor de la cárcel provincial de Jaén, donde cumple condena firme de un año de prisión por el caso Proinsa y está a la espera de que se celebren las vistas de otras cuarenta causas judiciales que tiene pendientes. El menú de la cena de anoche era macarrones de primer plato y pescado de segundo. Julián comió con el resto de los presos y atendió las explicaciones de los médicos que le aconsejaron que tras estos días de ayuno comiera con moderación.

En estos seis días, Julián ha perdido dos kilos y su estado de salud preocupaba especialmente a su familia ya que es diabético y aseguraban que ya había perdido bastante peso desde que el pasado 19 de julio fuera detenido en el chalé de Marbella que compartía con Isabel y que ahora centra parte de la investigación de blanqueo de capitales que pesa sobre la cantante.

El diario El País ha publicado hoy que en el informe que los expertos de Hacienda y agentes policiales que colaboran con el juez Torres han realizado se señala que Isabel pagó en efectivo los 353.000 euros que le costó el apartamento de 105 metros cuadrados en el hotel Guadalpín. La tonadillera habría adquirido el piso a través de la sociedad Franbel Artis y aunque lo compró en el año 2003 no lo contabilizó hasta dos años después, en el 2005.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más